La historia del Señor de Huanca se inicia en 1.675 cuando Jesucristo se le apareció al indígena Diego Quispe quien estaba oculto en una caverna en la zona de Huanca para protegerse del castigo de su patrón español.
El vivo relato de lo acontecido inspiró a uno de los mejores pintores de la época para representar la imagen de cristo en una roca.

El culto tiene su día central el 14 de Septiembre, al cual llegan devotos desde diferentes lugares del Perú y Bolivia, para curar sus aflicciones de cuerpo y alma.
Se acostumbra a realizar una caminata nocturna de siete horas en ascenso por la montaña Pachatusan, hasta llegar al pie de la misma donde se encuentra el santuario, y se venera desde hace 339 años una imagen de Cristo, conocida como el Señor de Huanca. Los devotos le colocan velas y flores.
También se lleva a cabo una procesión de las efigies del Señor de Huanca y de la Santísima Virgen Dolorosa.

El acceso al santuario puede realizarse a pie o por carretera.


Galería de fotos:


... ...