El jueves de compadres (varones), es una tradición cusqueña, en la que las comadres, vecinas y jóvenes del pueblo o barrio satirizan a una autoridad, un personaje muy conocido del barrio, sea querido u odiado, resaltando sus características físicas y personales con el objetivo de transmitir un mensaje a la sociedad pero sin la intención de hacer daño. Para ello se elabora un muñeco a partir de materiales de reciclaje para luego colgarlo en algún poste de alumbrado público. El muñeco suele tener dimensiones iguales a las de un hombre, con prendas (pantalón, camisa o un calzoncillo, etc.) causando burla, sátira, broma, risa y carcajadas en los espectadores. Dado que es Jueves de Compadres, las comadres aparte de elaborar el muñeco, preparan deliciosas comidas típicas a base de puchero y frutillada.