En pleno centro de la Ciudad de Cusco, a 2 cuadras de la Plaza de Armas por la calle Hatun Rumiyoc, se encuentra el Barrio de San Blas.
De calles angostas, donde se turnan los peatones y los vehículos al pasar, el barrio de San Blas, aún guarda el retrato de los tiempos incaicos y los de la conquista. Su arquitectura es una combinación de ambas épocas y al transitar sus calles emerge una sensación de atemporalidad.

En la época en la que lo habitaban los incas, era uno de los distritos más importantes de Cusco; lo llamaban T'oqo-kachi (T'oqo = hondonada; kachi = sal).
San Blas, conocido como el barrio de los artesanos, es uno de los atractivos más visitados de Cusco.
En el barrio de San Blas han surgido los mejores artistas populares de la ciudad y hoy se puede seguir disfrutando de los talleres, tiendas de artesanía, y artesanos que se concentran en sus angostas calles. Su distinguida veta artística hace del Barrio de San Blas uno de los sitios más pintorescos, donde también se observan antiguas casonas construidas por los españoles sobre importantes construcciones incas.
También se puede visitar su llamativa plazoleta y parroquia (la más antigua de Cusco) edificada en 1563, la cual se cree que se construyó sobre un templo inca consagrado al culto del Illapa (Dios del trueno, relámpago y rayo).
San Blas, es protagonista en las noches cusqueñas; turistas y locales concurren a los diferentes restaurantes, bares y cafés con el fin de disfrutar de buena música, saborear exquisitos platos y compartir con viajeros de todas partes del mundo las atracciones que la noche de Cusco ofrece.


Galería de fotos:


Barrio de San Blas, ... Barrio de San Blas, ... Barrio de San Blas, ... Barrio de San Blas, ... Barrio de San Blas, ... Barrio de San Blas, ... Barrio de San Blas, ... Barrio de San Blas, ...